martes, 1 de mayo de 2018

ACEBO MUNICIPIO MINERO 2.0



Hace unos años acudí con mi padre a una conferencia en el Instituto Geológico Minero de Madrid que trataba sobre el wolframio. Cuando llegamos allí nos encontramos con una nutrida representación de vecinos de Navasfrías. 
Al finalizar la conferencia pudimos hablar con algunos de ellos, quienes entre chascarrillos y recuerdos de épocas pasadas, que mi padre se encargaba de sacar a colación, nos enteramos que gracias a unos fondos europeos Navasfrías se había integrado en la Red de Municipios Mineros 2.0


Dicha población salmantina, aprovechando esos fondos obtenidos a través de esa Red, había conseguido rehabilitar varias minas de wolframio de su localidad y poner en marcha un centro de interpretación minero en la villa; el cual recuperaba la memoria de todos aquellos vecinos de esa población que trabajaron durante años en ese sector extractivo que les permitió sobrevivir a los duros años de la posguerra.


Lamenté durante todo el día que nosotros en Acebo no nos hubiésemos adherido a ese proyecto; no por el hecho de conseguir unas simples subvenciones, si no más bien por no haber puesto en valor una parte de nuestro pasado industrial y haber rendido un sincero homenaje a todos aquellos vecinos de nuestro pueblo que durante una época fueron el motor de la economía local.


Esta Semana Santa he tenido la oportunidad de descubrir los restos de unas minas que desconocía hasta la fecha; ya que las que he visitado siempre han sido las situadas en Jálama, Montechico o Guijarro. La ruta senderista que me había planificado por la zona del Puerto de Perales, próxima a la fuente que abastece de agua a la población de Perales, tenía por objetivo visitar las enormes rocas de granito que allí se divisan; pero cuando empecé a recorrer la zona me encontré con restos de una actividad minera que desconocía en esa zona.


Varias bocas de minas talladas en sólidas paredes de granito aparecieron ante mis ojos. Su amplitud daban un poco idea de la importancia que tuvieron en una época. Además pude observar una inmensa roca con pequeñas perforaciones circulares, que ciertos estudiosos consideran que son cazoletas vinculadas a ciertos petroglifos de la época del Calcolítico y que debido a su proximidad a las minas me llevó a pensar que pudo ser usada para triturar el mineral extraído de las mismas.


Sin duda ha sido una oportunidad perdida que no sé si la volveremos a tener; pero lo cierto es que me gustaría enormemente contar en Acebo con un pequeño espacio en el que se recordase todo ese pasado minero de la localidad. Por el momento sirva este humilde blog para dicho fin.








domingo, 1 de abril de 2018

LA ATALAYA ACEBANA, un mirador excepcional serragatino

Muy a mi pesar tuve que salir zumbando de Acebo el Viernes Santo por la tarde; pero después de grandes esfuerzos y de sacrificar el pasar un buen rato con mis amig@s aceban@s la mañana del Viernes Santo me decidí a explorar uno de las pocas cumbres que me quedaban por conocer en Acebo, La Atalaya. 
Monte con una toponimia evocadora de un pasado arábigo, sin embargo no atesora en Él nada de los descendientes de Profeta; pero eso no implica que no sea una las cumbres más vírgenes de Acebo y desde la que se puede divisar un paisaje excepcionalmente bello sin necesidad de realizar un esfuerzo físico inhumano.
La mayor parte de la presencia humana en sus laderas se limita a las marcas de las cuñas que los canteros dejaron en esas bellas rocas berroqueñas de su cumbre. 
Las imágenes que tomé hablan por si solas.



























sábado, 31 de marzo de 2018

LA CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL TAJO Y SU GESTIÓN EN LOS RÍOS DE ACEBO

Después de meses de sequía en los que pensábamos que íbamos a tener que regar nuestros huertas con las aguas residuales que nos trajese en amplios camiones cisternas la Confederación Hidrográfica del Tajo; !Por fin hemos visto la luz! !las lluvias han llegado a nuestra Comarca! y sin necesidad de sacar en procesión a Los Santos, ni que los Indios Serragatinos tuviésemos que celebrar la Danza de la Lluvia.
Pero esto que sería motivo de alegría para todos nosotros,  para mí se torna en tristeza cuando veo las imágenes que os detalle en este humilde blog tomados en el río Lágina (Cail) a la altura de Jarranseco. 

¿Esta son las aguas cristalinas de Sierra de Gata? ¿Qué clase de individuos tiran toda esta basura a nuestros ríos?


¿Qué putas medidas  van a tomar la Confederación
Hidrográfica del Tajo
los Municipios afectados
ante este atentando 
al medio ambiente 
ACEBAN@?




















APUNTES HISTÓRICOS ACERCA DE LA VILLA DE GATA

La Diputación de Cáceres ha tenido a bien, yo he sido siempre muy crítico con ella por motivos que ahora no vienen al caso, en reeditar uno de los mejores libros históricos de Sierra de Gata que han podido llegar hasta nuestros días "Apuntes Históricos acerca de la Villa de de Gata" de Marcelino Guerra Hontiveros. Os animo a sumergiros en sus páginas, es la visión  decimonónica  actualizada de la tierra serragatina en estado puro.



CHUCHI "EL BOLILLERO"

Para mí representa el espíritu de la libertad, el anarquismo en estado puro; sin ataduras, carente de las limitaciones que nos constriñen a los mortales librepensadores. Chuchi "El Bolillero", "Jomini", "Botella", atesora infinidad de pseudónimos, es un individuo atemporal en estos momentos en los que una buena parte de los habitantes de nuestra Comarca y de este mundo consumista se pelean por atesorar bienes y renombre social, a él sólo le importa el momento y sus necesidades más próximas.



Tallador manual de bolillos, y de otras artesanías en madera, vive el día a día sin más preocupación que las inclemencias metereológicas y el conseguir algún que otro sustento.  
Sus bolillos han llegado a diferentes partes de mundo y alguno de ellos han servido de moldes para crear joyas fundidas en oro que cuelgan de las cadenas libertarias de algún que otro republicano serragatino.


martes, 27 de marzo de 2018

SANTIBÁÑEZ EL ALTO DE LA MANO DE ANTONIO HERNÁNDEZ RAMOS

Hace unos meses tuve la oportunidad de compartir una mañana con Antonio Hernández Ramos, secretario del Ayuntamiento de Santibáñez el Alto. Este personaje polifacético de Sierra de Gata, que cultiva las más diversas aficiones que le convierten en un nativo atípico serragatino, con una humildad no muy común en la sierra y unos conocimientos que nos superan a algunos de los que por allí aterrizamos tuvo la gentileza de enseñarme los rincones más escondidos de una villa con  condición de Realengo y que sumerge sus raíces en las profundidades de la Vetonía. El libro que escribió hace ya unas cuantas décadas me ha servido de manual en muchos de mis estudios.






Inscripciones en el muro de la casa de Maestre de Alcántara.


Sillar de granito con inscripciones arábigas según testimonio de 
Alfonso Naharro en una de sus visitas a la villa



Genitales femeninos en la puerta de entrada al castillo de Santibáñez


Genitales masculinos en la puerta de entrada del castillo


El Moro


La mora


Tumba antropomórfica



Entrada al castillo



Fuente para las lavanderas de Santibáñez





Marcas de cantero







El Rollo de Santibáñez